Warning: A non-numeric value encountered in /homepages/1/d763773830/htdocs/clickandbuilds/SaraInteriorDesigns/wp-content/themes/Divi/functions.php on line 5480

Psicología del color en el Diseño de Interiores

La psicologia de los colores de nuestras habitaciones pueden influir en nuestro estado de ánimo. Por encima de todo, la concentración e incluso hasta en nuestra digestión. Cabe destacar que la respuesta a un estado de ánimo gris puede estar en una paleta de colores de pintura. Por ello queremos hacer un repaso a todos los colores principales de una paleta.

Verde

¿Se puede pensar en verde y no pensar en la naturaleza?. Porque el verde significa crecimiento y estimula los sentimientos de armonía y paz. 

Por lo tanto se utiliza en los hospitales, ya que está asociado a la salud y a la eficiencia.  Además dependiendo de la intensidad del mismo y de la luz del ambiente podemos crear efectos muy diferentes.

Los verdes brillantes crean un ambiente refrescante, mientras que los verdes más suaves producen un efecto de calma.

Un verde menta es un tono acogedor y relajante para los vestíbulos.

Turquesas pálidos y verdes mar son excelentes para las habitaciones de los niños, puesto que el verde no conlleva ninguna connotación de género.

Amarillo

Representa el sol, nos hace pensar en la vitalidad, el intelecto y la longevidad. Representa todo referente a la energía. Por lo tanto, es un color de moda para los comedores y cocinas.

Mejora la concentración y la velocidad del metabolismo. En los hogares es ideal para los estudios y las cocinas. Pero no es muy recomendable para los dormitorios. Como resultado se dice que los bebés lloran más en las habitaciones amarillas.

Los tonos más claros dan luz y cran un ambiente relajado y sosegado. Los tonos más intensos tienen que ser utilizados en espacios iluminados con luz artificial y reducidos.

Si se combina con rojizos o anaranjado, aportan alegría y viveza, pero con el verde gana más frescura.

Naranja

Lo más importante es que posee la luminosidad del amarillo y la excitación del rojo. Realza el mobiliario y los complementos y da a la estancia una sensación de calidez y bienestar.

También aporta optimismo y añade un aspecto de bienvenida para las entradas y pasillos. Por lo tanto el color naranja estimula las conversaciones y el intercambio de ideas. Cabe destacar que si no se utiliza en poca medida,  puede hacer que una habitación parezca más pequeña, claustrofóbica y estresante.

Finalmente podemos decir que no es un color adecuado para dormitorios ni estudios, porque puede causar dificultades para dormir o concentrarnos.

Sin embargo, es ideal para cocinas, áreas de juego, salas de estar y comedores, porque ayuda a la digestión y aumenta el apetito, así como la participación del cerebro.

Rojo

El color rojo nunca lo utilizaremos como el color principal del hogar. Porque es un color lleno de pasión y ha de utilizarse con moderación. Es un color ideal para usarlo en una única pared jugando con el color del resto de paredes.

Si quiere que su hogar tenga un aspecto minimalista, este es el color más utilizado para mezclar con los tonos neutros.

Si su opción es la de un hogar con un look pop, sin duda este es el color adecuado. Debido a la mezcla de rojo con los colores primarios, como amarillos o azules puede realzar un ambiente más vibrante.

Por otro lado, en un ámbito más formal, el uso del rojo intenso puede complementar la decoración de la misma.

Rosa

El color rosa tradicionalmente se asimila a color femenino, reservado a las habitaciones de las niñas. Por encima de todo, el rosa es un color acogedor y reconfortante.

Transmite sensaciones muy tiernas y buenas, nos aporta calma y serenidad. Cabe destacar que es muy útil contra el estrés.

Este color es de los más sensibles, simboliza el amor, el cariño y nos arropa en los momentos de soledad. Sin duda hace que nos sintamos emocionalmente mucho mejor.

Combinando tonalidades con rosas intensos podemos convertir las habitaciones en ambientes cálidos. De esta manera conseguimos un agradable confort para conciliar el sueño.

Violeta

Por un lado, el color violeta significa magia, elegancia y poder, además también tiene significados de deseo y pasión. Pero por otro lado, es capaz de transmitirnos paz y tranquilidad (puesto que mezcla el color rojo y el azul).

Probablemente es el color artístico, ligado a la meditación, espiritual y ritual. En tonalidades más oscuras están asociadas con la pasión y el fuego.

En tonalidades suaves, como la lavanda tienen un potente efecto sedante. Por ello hay que utilizarlos con cuidado si no queremos conseguir un ambiente somnoliento. Pero gracias a ello, son ideales para utilizarlos en nuestros dormitorios.

Los tonos más oscuros del violeta crean unos efectos dramáticos fantásticos. Tienen que ser utilizados con moderación o pueden llegar a causar efectos depresivos.

Azul

En primer lugar, cuando pensamos en el color azul se nos va la mente al cielo o al mar. Sin duda tiene una percepción de calma y tranquilidad, con toques de melancolía. Por encima de todo se asocia a la tranquilidad, la serenidad y la introspección o la energía del agua.

Cabe destacar que el azul puede parecer un tono frío y poco acogedor, suprime el apetito y estimula el pensamiento. Por lo tanto, que es malo para dormitorios y comedores. Por otro lado con las tonalidades más intensas es excelente para estudios y salas de juegos o ejercicios.

Finalmente transmite muchas sensaciones y la mayoría de ellas son buenas. También tiene un toque de tristeza, porque al representar el mar, lo solemos relacionar con la distancia.

Espero que os haya parecido interesante, NOS VEMOS PRONTO!!!!